• c-facebook

© 2023 by Art School. Proudly created with Wix.com

Terapia de Estimulación Neuro-auditiva. SENA

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Es un tratamiento que estimula el Procesamiento Auditivo Central (capacidad de nuestro cerebro de reconocer e interpretar los estímulos sonoros). La percepción auditiva implica oír, escuchar e interpretar. Por tanto la terapia Neuro-auditiva trata la calidad de la audición, no la cantidad (sorderas), de forma que la información auditiva llegue correctamente al cerebro.

El procesamiento auditivo central es la capacidad de nuestro cerebro de reconocer e interpretar los estímulos sonoros. No hablamos de sordera o de cantidad de audición, sino de su calidad, para permitir que la información auditiva llegue correctamente al cerebro.

El deterioro del procesamiento auditivo puede afectar a la vida emocional y a la conducta, dificulta la correcta adquisición del lenguaje, el desarrollo de la lecto-escritura y también la memoria, pieza fundamental en el aprendizaje:

  • Problemas de lenguaje y dicción.

  • Dificultad para escuchar y recordar información verbal.

  • Problemas de concentración.

  • Problemas de memoria.

  • Dificultades para leer y escribir y/o dificultades de comprensión lectora.

  • Confusión en algunos sonidos y palabras y/o dificultad para pronunciarlos correctamente.

  • Dificultad para obedecer órdenes secuenciales.

  • Rendimiento escolar inferior a las capacidades intelectuales.

  • Lentitud en las respuestas.

  • Hiperactividad y déficit de atención.

  • Audición molesta o dolorosa.

  • Acúfenos (pitidos).

  • Falta aspecto motor. Dificultades motoras, Coordinación motora, equilibrio…

 

 

 

 

 

 

  Sirve para mejorar:

  • Problemas de lenguaje y dicción

  • Dificultad para escuchar y recordar información verbal

  • Hiperactividad

  • Déficit de atención

  • Dislexia

  • Dificultades de aprendizaje

  • Problemas de concentración

  • Problemas de memoria

  • Dificultades para leer y escribir

  • Dificultades de comprensión lectora

  • Rendimiento escolar inferior a las capacidades intelectuales

  • Confusión en algunos sonidos y palabras

  • Dificultad para pronunciar palabras correctamente

  • Dificultad para obedecer órdenes secuenciales

  • Lentitud en las respuestas

  • Audición molesta o dolorosa

 

 Síntomas frecuentes:

  • Otitis de repetición

  • Se tapa los oídos

  • Se pone nervioso en lugares públicos con mucho ruido

  • Habla muy alto o chilla

  • Le gusta la música alta, sube el volumen de la tele

  • No filtra los sonidos, oye el grifo del agua, la persona que habla en la habitación contigua, etc.

  • Parece que está sordo, no oye

  • Hay que repetirle las órdenes varias veces

  • Confunde fonemas, ya sean hablados, leídos o escritos

 En qué consiste la Terapia:

El sistema de estimulación neuro-auditiva se basa en escuchar música procesada por un software informático que modifica la estructura armónica del sonido.

Inicialmente se realiza una audiometría, un test de escucha donde se valora la capacidad perceptiva. Analizando las frecuencias. A través de este estudio se identifican las frecuencias alteradas y su incidencia en la vida del paciente. A partir del gráfico obtenido en este test de escucha se diseña un programa individualizado para cada paciente. El tratamiento está dirigido tanto a niños como a adultos.

 NO SER SORDO NO SIGNIFICA OIR BIEN

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La audiometría que realiza un otorrino valora el grado de perdida (cuanto escucha).

 

En APRENDO realizamos el test de escucha del método SENA y valoramos la capacidad perceptiva (cómo escucha). En definitiva trabajamos: la capacidad de discriminación, la velocidad de procesamiento y la sincronización biaural.

CÓMO TRABAJAMOS EN APRENDO:

 

La escritura es el proceso por el cual los sonidos son traducidos en sus formas gráficas. Si el sonido, que es la base del lenguaje no se reconoce con claridad se procesa con dificultad, esto puede suponer un obstáculo para el desarrollo de la capacidad de escritura.

Una de las causas más comunes de los problemas de aprendizaje son las dificultades en el procesamiento auditivo. Es importante conocer las diferencias entre oír y escuchar. La Real Academia Española define oír como percibir con el oído los sonidos, mientras que escuchar es prestar atención a lo que se oye.

Esto implica que nuestro oído puede estar perfectamente, pero sin embargo, no escuchamos adecuadamente.

Las dificultades auditivas pueden ser un gran obstáculo para que un niño dentro de un aula, que es uno de los lugares más ruidosos que existen, pueda recibir toda la información que le llega a través del lenguaje, la procese a buena velocidad y responda de forma adecuada.

El niño oye y entiende los sonidos del lenguaje años antes de aprender a leer y escribir, por lo que la calidad en la habilidad de escucha de un individuo afectará al desarrollo del lenguaje tanto hablado como escrito, es decir, en situaciones de aprendizaje y comunicación una escucha efectiva facilitará la recepción y el entendimiento de la información verbal.

Al influir la audición en la comunicación,  un procesamiento de la información erróneo o incompleto, afectará al desarrollo social de la persona.

Factores de riesgo que pueden disminuir la capacidad de procesar la información auditiva:

 

  • Circunstancias difíciles durante el embarazo

  • Partos difíciles

  • Separación del bebé y la madre en los primeros momentos (adopciones, ingresos…)

  • Infecciones crónicas de oído en los primeros años de vida

  • Patrones desorganizados de sueño y comida

  • Llegada de un hermano en los primeros dos años de vida

  • Retraso en el desarrollo del lenguaje

  • Retraso psicomotor

  • Fracaso escolar


Los síntomas más comunes que podemos observar en las personas que tienen problemas en el procesamiento de la información auditiva:

  • Necesidad de repetirle órdenes o instrucciones

  • Se distrae con facilidad, le cuesta concentrarse

  • Déficit de atención y/o hiperactividad

  • Tendencia a malinterpretar lo que se le dice

  • Dificultad de mantener una conversación en lugares ruidosos

  • Articulación del lenguaje lenta, dubitativa y pobre, incluso tartamudeo

  • Modular mal la voz (tono muy alto o muy bajo)

  • Problemas en el timbre de voz: poca entonación, monotonía, sin fluidez…

  • Dificultades de coordinación y equilibrio

  • Excesivos movimientos al hablar o escuchar

  • Problemas de tono muscular: rigidez, hipertonía o hipotonía

  • No estar bien lateralizado

  • Mala caligrafía

  • Inversión de letras o sílabas (dislexia, disgrafía…)

  • Poca habilidad para orientarse y calcular el tiempo

  • Dificultades de organización y planificación

  • Tendencia a evitar la comunicación en situaciones de aprendizaje

  • Poco interés por aprender

  • Falta de interés en la comunicación oral

  • Funciones asociadas al sistema vestibular

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El programa de estimulación neuro-auditiva consta de 10 sesiones de 45 minutos cada una, que se realizarán en el centro diariamente de lunes a viernes durante dos semanas consecutivas. Cuando la edad del niño nos lo permita, se le realizará una audiometría y test específicos al inicio, otra audiometría en medio para ajustar el programa a las necesidades individuales de cada persona y otra al final. Las mejoras se notarán durante los dos o tres meses siguientes, por lo que es recomendable realizar una audiometría y repetir el test específico a los tres meses de haber terminado el tratamiento.