• c-facebook

© 2023 by Art School. Proudly created with Wix.com

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

        Rehabilitación del ACV: evaluación, pronóstico y tratamiento:

 

 

  En la rehabilitación tras un Accidente Cerebro Vascular, es fundamental establecer con premura, todavía cuando el paciente se encuentra en la fase aguda del ACV un programa de rehabilitación que incluya aquellos aspectos que se hayan visto deteriorados como consecuencia del daño neurológico. La rehabilitación se debe comenzar cuanto antes, pues haciéndolo así aumentamos las probabilidades de mayor recuperación funcional.

 

 

  Afasia: el trastorno de la comunicación fundamental es la afasia, que puede ser de predominio expresivo o de comprensión, y asociarse a un trastorno articulatorio o disartria, a una alteración de la lectura o alexia y a otras alteraciones como la escritura (agrafía) y el cálculo (acalculia).

 

  También puede existir una disartria aislada sin afasia por alteración motora oral y perioral, cerebelosa o extrapiramidal. El término disfasia, a menudo empleado para referirse a una afasia incompleta, puede mover a la confusión y debería emplearse únicamente en los trastornos del lenguaje en fase de adquisición (es decir, en niños entre los 5 y 12 años), y usar el término afasia propiamente dicho, que implica un trastorno del lenguaje ya adquirido independientemente de si éste es leve o grave.

 

  Todas las afasias son susceptibles de tratamiento, pero no todas tienen un buen pronóstico, por lo que tampoco todas se podrán beneficiar de un programa de logopedia. Difícilmente se puede aplicar un tratamiento cuando la comprensión está afectada, pues el paciente no sabrá qué es lo que pretendemos de él y no podrá realizar los ejercicios que le propongamos. Las afasias con alteración de la repetición tampoco tendrán un pronóstico favorable.     En general, se sabe que las afasias fluentes responden mejor al tratamiento logopédico que las no fluentes.

 

  El tratamiento puede durar entre 3 meses y 1 año y el máximo aprovechamiento está entre el 6º y el 12º mes. Para los casos de peor pronóstico o que no mejoren con la logopedia, se pueden plantear métodos de comunicación alternativos que requieren un cierto entrenamiento, los cuales van desde sencillas láminas gráficas ordenadas por símbolos y categorías de mayor o menor complejidad hasta programas informáticos de comunicación. Esto requiere una cooperación intensa por parte de la familia y el entorno del paciente.

  En los problemas del lenguaje, el apoyo del entorno familiar es fundamental y es necesario dar una serie de recomendaciones a los familiares, que a menudo no saben cómo adaptarse a un problema tan frustrante como la afasia.

 

  Los consejos son sencillos y se pueden resumir en los siguientes:

 

» Ambiente adecuado en volumen, tranquilo, etc…

» Simplificar la comunicación

» No gritar

» Hablar directamente

» No decir cualquier cosa delante del enfermo

» Honestidad si no se entiende

» Ser pacientes

» No ser condescendiente

» Utilizar todas las formas de comunicación a nuestro alcance

» No instarle a que utilice la palabra correcta, ni interrumpirle, ni completar sus frases

» No aislar al paciente

 

  Disartria: Es cuando existe un trastorno de la articulación, bien aislado, bien asociado a la afasia, el paciente ha de ser instruido en la realización de ejercicios logocinéticos y praxias bucofonatorias. En casos con paresia facial central la recuperación puede estar dificultada e ir asociada a una disfagia de la fase oral. Cuando está asociada a la afasia y no se trata de un problema meramente motor el tratamiento es más dificultoso.

 

  Disfagia: Es un trastorno que afecta la habilidad para tragar. Es frecuente en pacientes neurológicos, ya sea como consecuencia de lesiones o disfunción del sistema nervioso central (SNC), los nervios, la unión neuromuscular o el músculo.

  La disfagia frecuentemente determina complicaciones de vital importancia para el paciente neurológico, como son la neumonía aspirativa, la deshidratación y desnutrición, las cuales son potencialmente evitables si la disfagia es reconocida precozmente y manejada adecuadamente. Sólo a modo de ejemplo, entre el 9 y 14% de los que han sufrido un accidente cerebro vascular (ACV) presentan pasaje de contenido alimentario a la vía respiratoria. En el mismo sentido, en sujetos con accidente cerebro vascular bilateral, el porcentaje de trastornos de la deglución aumenta a un 50% de los casos.

 

Nuestro Centro de Logopedia Aprendo, pone a vuestra disposición un equipo de profesionales orientados a la rehabilitación en el ICTUS.

 

 

Nuestros teléfonos son : 605 35 53 35 /  692 18 32 66 / 910276977